Bright red, black, white, yellow and green sign reading Black History Month.

Dynamic Graphics/liquidlibrary/Thinkstock

5 Amazing Women of Color Your Kids Need to Know About

Mientras las contribuciones de muchos afroamericanos, tanto del pasado como del presente, continúan sirviendo de inspiración, otras figuras con nombres menos conocidos también nos han obsequiado un legado duradero

Desde Bessie Coleman, la primera mujer afroamericana licenciada para pilotear un avión, hasta Kaherine Johnson, quien con su conocimiento en el naciente campo de computación electrónica digital ayudó a los Estados Unidos en los programas espaciales y aeronáuticos en la NASA, son audaces mujeres que se han ganado un merecido lugar en la historia americana.

Isabella Baumfree (alias Sojourner Truth) Los historiadores no mencionan con frecuencia a Isabella Baumfree cuando hacen referencia al movimiento para poner fin a la esclavitud. Sin embargo, esta líder abolicionista y de los derechos de la mujer, que cambió su nombre a Sojourner Truth en el 1843, hizo grandes avances para poner en primeras planas la desigualdad racial y de género. Nacida de esclavos, no solamente huyó para ser libre, sino que fue la primera mujer de la raza negra que luchara contra un hombre blanco ante los tribunales y ganara el caso, para finalmente lograr reclamar a su hijo del individuo a quien el niño había sido vendido ilegalmente.

Cathay Williams Nacida en la esclavitud en el 1842, Cathay Williams quedó libre poco después de estallar la Guerra Civil, y encontró trabajo como sirvienta a sueldo para la Federal Army. Al terminar la guerra, sus opciones para encontrar colocación, como mujer de la raza negra, eran desalentadoras. Fue entonces que decidió hacerse pasar por hombre bajo el nombre de William Cathay, y se inscribió en la 38th U.S. Infantry, convirtiéndose en la primera mujer afroamericana autenticada de haber servido como soldado de buffalo en la U.S. Army.

Claudette Colvin Meses antes de que Rosa Parks alcanzara prominencia, una estudiante de 15 años se resistió en firme rehusando levantarse de su puesto en un autobús cuando un pasajero de la raza blanca le exigió que renunciara a su asiento. Se reporta que en ese decisivo momento, Claudette Colvin dijo, "Me sentí como si Sojourner Truth estuviera de un lado empujándome en el asiento, y como si Harriet Tubman estuviera del otro lado empujándome en el asiento. Yo no podía levantarme". Colvin, estudiante de una escuela segregada en Montgomery, Alabama, fue arrestada y encarcelada. Aunque Parks pronto se convirtió en la cara del boicot, Colvin luego apareció ante los tribunales como una de cinco denunciantes en el caso Browder vs. Gayle, el cual resultó en la decisión sin precedentes que declarara inconstitucional la segregación en los autobuses públicos de Montgomery.

Bessie Coleman Diecisiete años después de que los hermanos Wright lograran los primeros vuelos, Bessie Coleman, de 28 años de edad, anhelaba sueños parecidos inspirados por las hazañas en aviación contadas por los soldados de la Primera Guerra Mundial. Pero la oportunidad de volar no estaba tan al alcance de una joven mujer de la raza negra que había nacido en medio de la pobreza, afrontando discriminación y segregación. Con determinación y tenacidad, Coleman abandonó los EE.UU. y se fue a Francia donde estudió aeronáutica y alcanzó la licencia de piloto internacional otorgada por la Fédération Aéronautique Internationale. Como la primera mujer afroamericana piloto de avión, su regreso a los Estados Unidos fue victorioso.

Katherine Johnson Estudiante brillante con pasión por los números, Katherine Johnson escasamente tenía 10 años de edad cuando se matriculó en la escuela superior secundaria, y tan solo tenía 18 cuando obtuvo el diploma universitario de Licenciatura en Matemáticas y Francés. Su obsesión por la investigación matemática (un campo en el que era un reto ingresar tanto para afroamericanos como para mujeres) progresivamente la llevó en el 1953 a un empleo con la National Advisory Committee for Aeronautics (hoy conocida como la NASA) en el Langley Memorial Aeronautical Laboratory en Hampton, Virginia. Como miembro de ese nuevo equipo de la NASA, Johnson tenía la responsabilidad de cuantificar y analizar los resultados de las pruebas de túnel aerodinámico. Su brillantez en geometría analítica resultó en que la asignaran para dar ayuda a un equipo de investigación de vuelos compuesto por hombres solamente, lo que luego permitió que los astronautas John Glenn y Alan Shepard viajaran al espacio.