Niño de compras buscando zapatos
bst2012/iStock/Thinkstock

Talento para Negociar

¡Haz que tu dinero rinda más!
Malia Jacobson
Jueves, Abril 5, 2018

¿Por qué debes tomarte tu tiempo para conseguir una oferta mejor en ese refrigerador nuevo? Porque hay mucho en juego, dice Ellie Kay, autora de The 60-Minute Financial Workout. “En la economía actual, nadie puede permitirse el lujo de tirar el dinero; en particular los padres con niños en desarrollo más el aumento de los gastos. Pagar menos por las compras te deja más dinero para hacer cosas como pagar deudas de tarjetas de crédito, apartar dinero para tu jubilación y financiar la universidad de tus hijos”, dice Kay. Y de acuerdo con Dave Ramsey, autor de The Total Money Makeover, los buenos negociadores pueden ahorrar en todo, ¡hasta en la entrega de una pizza! Desde reparaciones de automóviles hasta hornos tostadoras, y de ropa a comestibles, tú puedes comprar lo que necesitas y ahorrar miles en el proceso si estás dispuesta a pedirlo. Ten las siguientes tácticas en tu bolsillo y siempre estarás cerca de tu próxima gran oferta.

Pon mente sobre materia. En primer lugar, supera los temores infundados de sentirte o parecer tonta. La gente en todas partes del mundo usa tácticas de negociación cada día sin pensarlo dos veces. Está bien sentir temor, dice Kay, pero no dejes que ese sentimiento te detenga. “Puede resultar incómodo al principio, pero por lo general es solo el miedo a lo desconocido”, dice. “Recuerda, es algo que estás haciendo para mejorar la vida de tu familia". Tener esa importante perspectiva en mente, te dará confianza para empezar.

Haz tu tarea. Ve preparada. El volumen de información en línea sobre los productos disponibles hoy en día facilita mucho el conocer los detalles esenciales sobre cualquier producto que busquemos. Ve preparada para negociar con una idea básica de lo que necesitas y deseas, incluyendo las características "imprescindibles" y las que serían "agradables tener”. Pero no te enamores de una marca o modelo en particular.

Establece una relación. Lo primero es acercarte a un vendedor de manera cálida y amistosa; eso puede facilitar el camino hacia una negociación más exitosa. Pídele su ayuda y experiencia y bríndale un elogio genuino (sin exagerar). Como abejas a la miel, un poco de dulzura por adelantado puede ayudar en un final a sellar una gran adquisición.

Utiliza el poder de la tecnología. Los teléfonos inteligentes y las tabletas actuales ponen a tu alcance un mundo de poder adquisitivo portátil. Busca de la competencia los precios de artículos semejantes, y muéstraselos al jefe de ventas de la tienda. Tu dispositivo conectado a la red puede ser un recurso muy valioso a la hora de negociar, así que llévalo contigo cuando vayas de compras para tener a mano los precios en tiempo real de la competencia.

Encuentra un defecto. Una pequeña abolladura (que esperamos que no se note), un agujero, una pequeña mancha de suciedad… Estas pequeñas imperfecciones casi siempre pueden funcionar a tu favor, especialmente si después pueden ser reparadas fácilmente. Cualquier señal de daño o desgaste es una buena razón para un descuento, ya que el producto no se puede vender como nuevo, explica Kay. Por lo tanto, sé observadora al comprar, y revisa los artículos semejantes para ver si alguno puede ayudarte a mejorar tu poder de negociación.

Efectivo a la vista. Ramsey aconseja a quienes buscan rebajas “utilizar el poder del efectivo”. La visión de los crujientes billetes de dólares desencadena una reacción emocional que puede ser una poderosa herramienta de negociación, señala. Es totalmente factible que pasen por alto el impuesto de ventas o conseguir descuentos adicionales cuando le dices a un gerente de ventas que el efectivo que llevas en la mano es todo el dinero que tienes para gastar en la compra, incluyendo impuestos, entrega y otros costos. Así que muéstrales la plata, y verás como los vendedores se afanan por echarle manos.

Di las palabras mágicas. Hiciste tu tarea, vas armada con efectivo… ¿y ahora qué? Comienza la negociación con cinco sencillas palabras: "¿Ese es su mejor precio?" Esta frase funciona casi en cualquier situación pues le informa al vendedor que buscas una mejor oferta, y pone la pelota en su lado del terreno.

Si al final todo falla, márchate. Recuerda siempre que tienes el poder de guardarte nuevamente el dinero en el bolsillo. Márchate y busca otras ofertas. Hay montones de tiendas y de vendedores ansiosos por lograr que compres de ellos, así que no te conformes con una transacción mediocre. Mantén una actitud agradable, y prepárate para agradecerle al vendedor por su tiempo si la negociación no da resultados.

Negocia con sinceridad. Sobre todo, mantente íntegra durante el proceso de negociación. La negociación es una calle de dos vías, así que di la verdad y prepárate para mantener tu posición durante el proceso. Contar una triste historia sobre tus problemas financieros no te ayudará a obtener una buena compra; es tu talento para regatear lo que lo conseguirá. Así que mejora esta habilidad y prepárate para empuñarla con autoridad, integridad y sinceridad. ¡Tu bolsillo y tu familia te lo agradecerán!