Niño pequeño sujetando su mano sobre la boca.
asierromero/stock.adobe.com

Drama Dental

Dientes astillados, desprendidos y otros problemas
Malia Jacobson
Viernes, Febrero 8, 2019

Mantener esas sonrisas saludables de tus hijos requiere más que cepillarse los dientes dos veces al día y regularmente hacerse exámenes dentales (lo cual debe comenzar alrededor de los 18 meses de nacido). Además de la pérdida normal de la primera dentición (dientes de leche) y una o dos caries, muchos niños experimentarán algún tipo de trauma dental en algún momento – como un diente astillado o uno que repentinamente se torna gris. Aunque las contrariedades dentales como estas son comunes, los expertos advierten que no debemos ignorarlas ya que los problemas con la primera dentición podrían afectar el desarrollo de la dentición permanente subyacente.

Tonalidades de Gris
Muchos padres se sienten consternados al descubrir que uno de los blancos y perlados dientes de su hijito no es del todo blanco – es más bien gris o café claro. Un diente que de pronto se oscurece es bastante común: Ya que las raíces de la primera dentición son más superficiales que las de la dentición permanente, las mismas pueden morir, incluso debido a un ligero impacto, causando que la pieza pierda su brillante blancura. Los dentistas generalmente aconsejan "esperar y observar" cuando una pieza de leche se opaca, porque solo suele ser una consideración estética; el diente de primera dentición que muere algunas veces se sana, y una pieza de leche muerta pudiera no crear problemas adicionales o de forma alguna dañar dientes permanentes, dice la dentista pediátrica Sabrina Magid Katz.

No obstante, una pieza de la primera dentición que se torna gris pudiera infectarse, lo cual algunas veces causa que se forme una pequeña pústula en la encía sobre la pieza; un dentista la puede extraer y ayudar a tratar la infección subyacente. Si hay que extraer la pieza, no te aflijas – no afectará el espacio para la pieza permanente, ¡y tu pequeño pudiera ser el primero en su círculo de amistades que reciba una visita del Ratoncito Pérez!

Pérdida Total
Durante los años de escuela primaria, los niños pierden casi toda su primera dentición y aprenden a cuidar de su dentición permanente. Y porque son tan activos durante esta etapa, no es inusual que pierdan algún diente.

Un diente desprendido es una verdadera emergencia dental que supone una visita al dentista. Los profesionales del despacho dental recomiendan mantener la pieza húmeda para que no se reseque; de ser posible, haz que el niño la sujete con el dedo donde va. Si se trata de un diente permanente, el dentista pudiera restaurarlo en su posición original. Pero los desprendidos de primera dentición no se reimplantan ya que eso pudiera dañar la pieza permanente subyacente.

Otro dilema dental común: Dientes permanentes que brotan antes de que se caigan los de leche, resultando en múltiples "hileras" de dientes. Esto puede lucir raro, pero no es un gran dilema, dice Magid Katz; la lengua empujará los dientes permanentes hasta alinearlos una vez que se caigan los de leche. Anima a tu hijo para que continúe moviendo los de primera dentición, pero si alguno en particular se resiste, el dentista puede ayudar para que salga.

Dientes Astillados
Masticar hielo, usar los dientes para abrir una botella, o jugar deportes puede resultar en algo que la mayoría de los adolescentes no quiere ver en su foto del anuario escolar: Un diente astillado. ¿Cuándo es un diente astillado una emergencia? Mientras que una astilladura menor es normalmente un asunto estético, una mayor pudiera exponer terminaciones nerviosas, lo cual haría la pieza ultrasensible a las temperaturas y muy dolorosa, dice Magid Katz. Si a tu hijo se le astilla un diente, trata de encontrar el pedazo desprendido, ponlo en agua y llama a tu dentista inmediatamente. Una ruptura severa pudiera considerarse una emergencia, mientras que las menores probablemente pudieran esperar al próximo día hábil.

Si no puedes encontrar el fragmento roto, el dentista pudiera crear un empaste de resina compuesta para restaurar la pieza; la resina compuesta luce natural y puede durar años, aunque tu hijo pudiera tener que reemplazarla en algún momento de su vida. Para evitar piezas astilladas, insiste en que tus hijos utilicen protectores bucales para los deportes y aconséjales que jamás utilicen los dientes como "herramientas" – ¡y siempre modela hábitos dentales saludables absteniéndote tú también de tales prácticas!