Jovencito sonriente.
digitalskillet1/stock.adobe.com

Todo Sonrisas

¡Promueve la salud dental de tus hijos!
Malia Jacobson
Viernes, Febrero 8, 2019

Si tu hijo tiene una carie o dos, pues no está solo. Según la American Academy of Pediatric Dentistry, la carie dental es el padecimiento crónico infantil más común, y sobrepasa en gran nivel otros padecimientos. De hecho, es cuatro veces más común que la obesidad infantil, cinco veces más común que el asma, y 20 veces más común que la diabetes. Y algunos niños en especial son más propensos a las caries. Estudios en el Journal of Public Health Dentistry muestran que más del 70 por ciento de las caries en la infancia se presentan en el 8 por ciento de los niños, posiblemente debido a un desequilibrio en exceso de la bacteria Streptococcus mutans, un factor importante contribuyente a la caries. Pero ya sea que tu hijo esté libre de caries – o que ya conozca lo que son los empastes – puedes ayudarlo a tener mejor salud dental desde hoy mismo. 

En el Comienzo: Edades Nacimiento-5
Los primeros dientecitos generalmente aparecen alrededor de los 6 meses, pero los padres pueden comenzar a cuidar de la primera dentición antes de que haga su aparición. Usa un pañito limpio, humedecido, para limpiar y remover residuos de alimentos y leche después de las comidas y antes de ir a dormir. Esto ayuda a introducir la idea y las sensaciones de cepillar los dientes, y contribuye a mantener las encías limpias y saludables, afirma la dentista pediátrica Kate Lambert.

"Los bebés y párvulos se nutren de las rutinas divertidas, sencillas y regulares", dice Lambert. "Es esencial cepillarse antes de ir a la cama, porque así quitas toda la placa y comida del día que pudiera incrementar el riesgo de caries durante el sueño. Siempre hablo de esto con las familias para que lo hagan parte de su rutina a la hora de acostarse. ¡Baño, libro, biberón, cepillar, y acostarse!" Cantar una canción o leer un libro especial mientras se cepillan, como Brush, Brush, Brush! por Alicia Padrón (disponible mediante el sistema de la Miami-Dade Public Library) o Sesame Street Ready Set Brush! pudiera ser de ayuda para los pequeños que necesitan de una distracción con el fin de que se animen a realizar esta tarea.

Correctores: Edades 6-12
Esa primera visita al ortodoncista – incluso para frenillos – pudiera llegar más pronto de lo que piensas. Los padres algunas veces se sorprenden al recomendárseles que consulten con un ortodoncista cuando sus hijos tienen unos 7 años, y cuando ven que algunos niños de 8 ya usan frenillos. Pero el segundo grado no es demasiado temprano para usar frenillos, señala la dentista pediátrica Kim K. McFarland, particularmente para niños con sobremordida, mordida cruzada u otras clases de desalineación mandibular. 

El tratamiento de ortodoncia temprano es para corregir estos problemas a tiempo durante el crecimiento de los niños, de manera que sus arcos dentales y dientes crezcan más simétricamente durante la etapa natural de desarrollo acelerado que ocurre alrededor de los 10 años. Usar frenillos temprano generalmente implica dos juegos de correctores: el primer juego entre los 8 y 10 años, y el segundo alrededor de los 12. Esta opción no aplica a todos; los correctores exigen una excelente rutina de cepillado de dientes (los padres de niños renuentes a cepillarse deben tomar nota de esto), y no todas las familias desean o pueden costear el comprometerse a dos tandas de tratamiento de ortodoncia. Como alternativa a dichos frenillos, McFarland dice que los padres pueden indagar acerca de aparatos pediátricos menos agresivos que ayuden a guiar el crecimiento durante estos primeros años de formación dental/oral.

Límpialos Bien: Edades 13-18
La transición hacia la independencia pudiera resultar en más caries para los adolescentes, sostiene Lambert. Más de la mitad de ellos han tenido por lo menos una carie, y el 13 por ciento tiene caries sin tratar. Pero debido a que los adolescentes ya tienen su dentición permanente – la primera dentición suele perderse hacia los 13 años – es más importante aún la buena higiene dental.

"Los adolescentes tienen mayor riesgo de caries por numerosas razones, incluso menos orientación parental en cuanto al cuidado comprensivo en casa, frenillos que resultan más difíciles de limpiar, y mayor independencia al elegir sus alimentos, como refrescos y caramelos", anota Lambert. 

Ya que los adolescentes se enfocan principalmente en su apariencia y lucir atractivos, un sutil recordatorio acerca de lo atractivo que es el buen aliento pudiera motivarlos para que se cepillen y pasen el hilo dental con completa regularidad. Utiliza un marcador de borrado en seco en el espejo del baño para de vez en cuando escribir recordatorios de que se cepillen y pasen el hilo dental, y busca videos en YouTube para mostrarles cómo los hábitos malsanos, como fumar, mascar gomas azucaradas o beber refrescos, pueden impactar la apariencia y sensación de sus dientes en los años por venir, recomienda Lambert. "Explicar detalladamente a tus hijos cómo se forman las caries pudiera animarlos para que opten por un mejor cuidado dental".