Una niña pequeña se refresca bebiendo de un rociador.
Michael Pettigrew/stock.adobe.com

Mantén a Los Niños Frescos en el Verano

Consejos de seguridad para divertirse bajo el sol

Los veranos en el Sur de la Florida son ciertamente sofocantes, y porque los niños pasan más tiempo al aire libre durante esos días de ocio y recreo de la temporada, es importante recordar mantenerlos protegidos del calor. Por eso, antes de que salgan de la casa, asegúrate de:

Programarles bien el tiempo. De ser posible, reduce el tiempo en que juegan durante el mediodía, y limita las actividades al aire libre hasta que lleguen las horas más frescas del día, que son temprano en la mañana o por la noche. 

Ponerles ropas adecuadas. Mantenlos vestidos con ropas ligeras, sueltas y de colores claros, y ponles un sombrero de ala ancha o una visera. 

Resguardarlos del sol. Protégelos con un protector solar de "amplio espectro" con un factor de protección solar (SPF)de 15 como mínimo y que proteja contra los rayos UVA y UVB; además, asegúrate de que sea aplicado 30 minutos antes de que los niños salgan al aire libre.

Mejorarles el panorama. Establece como prioridad que se pongan gafas de sol con protección UV al 100% ya que el daño solar que sufran en la niñez pudiera resultar más tarde en problemas de salud ocular a largo plazo.

Mantenerlos en la sombra. Haz que los niños jueguen en la sombra si pueden hacerlo, y asegúrate de que se tomen descansos con regularidad en las áreas con sombra alejados del sol si es que no pueden.

Mantenerlos hidratados. Calcula alrededor de 5 onzas de agua cada 20 minutos para un niño que pese 90 libras; aumenta una onza más de agua por cada 10 libras adicionales. Evita las bebidas azucaradas, carbonatadas y/o bebidas heladas, las cuales pueden causar calambres estomacales. 

Tenerlos al fresco. Anima a los niños a pasar el tiempo dentro de ambientes con aire acondicionado, ya sea en casa o en espacios públicos como en algunas de las bibliotecas del Sistema de Bibliotecas Públicas de Miami-Dade. Muchas sucursales ofrecen actividades familiares gratuitas para los niños durante todo el verano.

Conocer las señales de peligro. Los niños son especialmente vulnerables a los golpes de calor y el agotamiento: mantenlos vigilados y si ves cualquiera de las señales, que incluyen dolor de cabeza, fiebre, náuseas, vómitos, sed intensa, respiración rápida, micción (producción de orina) poco frecuente, somnolencia o agotamiento intensos, entumecimiento y hormigueo en la piel, y dolores y espasmos musculares, ponte en contacto de inmediato con su pediatra o su proveedor de atención de salud.

Fuentes: American Academy of Pediatrics, Centers for Disease Control & Prevention and Harvard Health Publishing.