Botas de lluvia infantiles salpicando en un charco

evgenyatamanenko/iStock/Thinkstock

La Importancia de Jugar

La diversión y los juegos tienen gran valor
Beryl Meyer
Jueves, Abril 5, 2018

En el salón de clases los niños aprenden muchas valiosas lecciones, y lo mismo ocurre en el campo de juegos pues jugando aprenden a resolver problemas, a colaborar y a negociar sin que ellos ni se percaten ¡porque es parte de la diversión! 

El mundo de las fantasías es un lugar mágico donde la imaginación de los niños se hace realidad, y donde frecuentemente los sueños dan impulso a metas futuras. Ya sea viajando en un cohete a Marte, realizando un gran avance médico, o descubriendo una maravilla arqueológica, la capacidad creativa de tu hijo alcanza verdadero significado cuando le permites dar rienda suelta a su imaginación. 

El Poder de la Imaginación
Según la National Association for the Education of Young Children, las actividades imaginativas ayudan a los niños a aprender y a avanzar en sus habilidades del desarrollo. Los niños pequeños que gustan jugar a la tiendita o mercado pueden forjar sus habilidades cognitivas a medida que aprenden aritmética y a cómo resolver problemas. Las actividades basadas en interacción, tales como jugar a la escuelita, promueven el crecimiento de las habilidades sociales. Y los que disfrutan de juegos basados en vocabulario aumentan su nivel de escritura y lectura.

Los Beneficios de Estar Activos
El tiempo que los niños pasan jugando también mejora sus capacidades físicas, aprendiendo equilibrio y coordinación. Las actividades que exigen que los ojos y las manos trabajen a la vez (como cuando los niños juegan con piezas de construcción) agudizan habilidades de coordinación, y escalar las barras trepadoras tiene la ventaja de darles fuerza y agilidad. Igual de importante es que los niños corran por el terreno de recreo o el parque; de esa forma, no solamente queman energía acumulada (y en algunos casos, ansiedad y tensión), sino también calorías, lo cual ayuda a combatir el riesgo de obesidad. 

Los Beneficios de la Diversión
En el plano emocional, jugar provoca – de forma pura y simple – placer en los niños. Les proporciona innumerables oportunidades para sentirse sorprendidos, entusiasmados y encantados. Y aunque el objetivo es divertirse, existe otra posibilidad más que es la improvisación, dice Stuart Brown, M.D., autor de Play: How It Shapes the Brain, Opens the Imagination, and Invigorates the Soul. “El resultado consiste en que tropezamos con nuevos patrones de conducta, de pensamiento... o formas de ser”, afirma él. 

Por el Bien del Juego
La capacidad de aprender avanza a medida que los niños pasan de los juegos que ya conocen hacia territorio nuevo y por explorar. Aprender a negociar, a aplazar la gratificación y a tomar riesgos son lecciones que los niños derivan de juegos en los que adoptan distintos roles y nuevas reglas. “Jugando Monopolio los niños aprenden a desarrollar estrategias y a tomar riesgos; por otro lado, jugando a las cartas, adquieren la habilidad de observar a los demás y asesorar sus intenciones", señala David Elkind, Ph.D., autor de The Power of Play: Learning What Comes Naturally. "Hasta con algo tan básico como jugar a los escondidos, los niños aprenden lo que es respeto mutuo mientras formulan y rompen sus propias reglas". 

El Libro de Tácticas para una Vida Feliz
Los niños de todas las edades deben aspirar a jugar con regularidad. "A medida que los niños crecen, la línea de demarcación entre lo que es fantasía y realidad se vuelve más sólida, pero el juego imaginario continúa alimentando el espíritu", enfatiza Brown. "A lo largo de la vida, la imaginación sigue siendo un factor clave que nos da flexibilidad emocional y creatividad". ¿Existe mejor razón para tomarnos un descanso en el día, salir al aire libre con la familia, y jugar como si fuéramos niños?