Papá que se va habla con su hija mientras la mamá los mira
fizkes/stock.adobe.com

Cómo Ser Mejores Padres Durante El Divorcio

Piensen en los niños primero a través de la ruptura

Criar hijos después del divorcio puede contar entre las cosas más difíciles que los padres puedan experimentar. Aún bajo las mejores circunstancias, la crianza de los hijos durante y después de un divorcio puede ser extenuante - tanto para los adultos como para los niños. Aunque hay muchas historias horripilantes de familias irrevocablemente rotas y distanciadas por un divorcio, lo cierto es que los aspectos negativos de la crianza de los niños durante un divorcio se pueden atenuar de manera significativa. A pesar de no haber ninguna forma perfecta para que un divorcio resulte más fácil para los niños, existen algunos principios generales de crianza que aplican a la mayor parte, aunque no a todas, de las familias en proceso de divorcio.

He aquí algunos consejos sobre cómo proceder con la crianza después de un divorcio y sobre cómo servir de apoyo a los niños durante esa delicada transición.
 
Habla con Tu Hijo A lo largo del proceso de divorcio, los niños necesitan saber que ambos padres continuarán estando ahí para ellos. Por eso, cuando vayan a decirle a los niños que hay una separación pendiente, traten de darles la noticia juntos, como un frente unido, para prevenir que los niños se sientan como que tienen que elegir bandos. Reconforta a tus niños creando un ambiente de seguridad para esa conversación, y para que ellos expresen sus emociones. Recuerda que un divorcio es un proceso a largo plazo para los niños, por lo tanto, deben prepararse para sostener varias conversaciones futuras.

Apoya La Relación de Tu Hijo con Su Papá o Mamá Quizás el reto más difícil que confrontarás al compartir la crianza durante un divorcio es brindar apoyo a la relación de tus hijos con el otro progenitor. Sentirse enojados, resentidos y heridos es comprensible mientras atraviesen un divorcio, pero esas emociones tienen que pasar a un segundo lugar ante las necesidades de los hijos. Eviten poner a los niños en medio de cualquier conflicto parental, y jamás les hablen mal del otro progenitor, aconsejan los expertos. "Los niños frecuentemente se ven como una combinación de sus padres. Si los padres no se soportan el uno al otro, eso pone en movimiento un deterioro afectando la auto estima del niño", advierte Sherrill A. Ellsworth, antigua jueza y cofundadora de coParenter.

No Compitas con Tu Ex Después de una ruptura, resiste la tentación de ser el papá o la mamá "chévere" o "agradable". Ignorar tus propias reglas solo sirve para llevarte a ti y a tus hijos al fracaso. Competir por la aprobación de los niños frecuentemente resulta en hijos que manipulan a los padres, poniéndolos el uno contra el otro.

Evita tratar de probarles quién tiene el hogar más divertido o las reglas más fáciles.

Consentir a los niños porque estén experimentando un divorcio solo conducirá a más problemas para todos los involucrados.

Trabajen en Equipo Desde asuntos académicos hasta reglas de conducta, la crianza de los niños está llena de importantes decisiones en las que tú y tu ex tendrán que ponerse de acuerdo. Los niños progresan a base de rutinas y consistencia, por eso los expertos aconsejan que los padres traten de tomar decisiones juntos y de tener las mismas expectativas en ambos hogares. "Queda demostrado que la disciplina parental consistente es importante porque garantiza límites claros que no varían mucho entre los hogares", explica el Dr. Kenneth Ginsburg, autor de Building Resilience in Children and Teens: Giving Kids Roots and Wings.

Evita Hacer del Niño una Víctima Algunas veces los padres comienzan a percibir a sus hijos como víctimas del divorcio y les perdonan toda rabieta o mal comportamiento como si se tratara de un síntoma de la separación de los padres. Así pues, se vuelven más indulgentes en cuanto al comportamiento de los niños, y la conducta de éstos empeora. En vez de tirar la toalla al comportamiento, traten de corregir la conducta del niño, no sus emociones. Reconozcan que los niños pudieran estar bregando con una gran mezcla de emociones, y convaliden sus sentimientos. Háblenles acerca de los malos ratos que puedan estar atravesando, pero enséñenles que la adversidad no es una excusa para portarse mal. 

Busca Apoyo y Considera La Terapia ¿El proceso de tu divorcio y la "nueva rutina" de la copaternalidad te hacen sentir soledad? Ahora es el momento de buscar el apoyo de los demás. Cuenta con tus amistades y familiares como medios para dar voz a tus frustraciones, o considera ayuda profesional para ti y tu ex. La terapia familiar puede ser solo para ti, para tus hijos, tu ex en corto plazo, o potencialmente para todos ustedes juntos. Un terapeuta profesional te ayudará a encontrar maneras de comunicarte respetuosamente con el otro progenitor, y ayudará a que los niños expresen sus emociones acerca del divorcio.