El humo de un cigarrillo electrónico cubre por completo la cara de un adolescente.
master1305/stock.adobe.com

Aumenta el Uso de Cigarrillos Electrónicos Entre los Niños

Expertos en salud y educadores locales coinciden en que el problema va en aumento

A estas alturas, ya habrán visto noticias sobre los efectos aterradores de los dispositivos para "vaping" y sobre el número desproporcionado de nuestros niños que han adoptado dicho hábito en todo el país. Pero a pesar de la avalancha de información y de relatos, nuestros hijos siguen haciendo "vaping" (también conocido como "vapear"). En el condado de Miami-Dade lo están haciendo más que nunca. 

Según un estudio realizado por el Area Health Education Center de la University of Miami, el uso de cigarrillos electrónicos en el condado de Miami-Dade se ha disparado en la última década ya que el porcentaje de estudiantes que reporta haber utilizado un producto de "vaping" electrónico en los últimos 30 días, ha escalado del 2.60 por ciento en 2012 al 16.50 por ciento el año pasado.

"Muchas más enfermeras (en las clínicas de salud escolares) están diciendo que el vaping es un gran problema", dijo Sabine Dulcio, Directora Auxiliar de Programas de The Children's Trust, durante una reunión en diciembre para abordar el tema. De particular preocupación es la comercialización de diferentes sabores en los cigarrillos electrónicos, una estratagema no tan sutil para atraer a los usuarios más jóvenes. Los porcentajes de estudiantes en Miami-Dade que han usado cigarrillos electrónicos con aceite de marihuana (o CBD) son generalmente más altos, con poco menos del 30 por ciento de todos los estudiantes de escuela media y escuela secundaria reportando que lo han probado.

La situación a través de toda la Florida es igualmente angustiosa con el 17 por ciento de todos los estudiantes de escuela media y escuela secundaria reportando que habían usado un producto de vapor electrónico en el último mes, y una cuarta parte de ese mismo grupo diciendo que había probado cigarrillos electrónicos con aceite de marihuana.

Si bien el uso elevado de los cigarrillos electrónicos entre nuestros jóvenes es preocupante, igual de problemático resulta ser la aparente ignorancia de los padres ante los posibles peligros del vaping. "Los padres reportan que incluso cuando ellos se los retiran (los cigarrillos electrónicos), los hijos los encuentran y se los vuelven a llevar. Los padres tienen la idea errónea de que esto no va a causar daño a sus hijos, pero sabemos que eso es incierto", dijo Dulcio.

Daniel Bagner, miembro de la Junta de The Children's Trust, dijo que las agencias de bienestar infantil deben abordar el problema incluso antes de la escuela secundaria, ya que el uso de cigarrillos electrónicos empieza inquietantemente temprano. "Este asunto está empezando temprano. Los niños en la escuela media están empezando a usarlos [los dispositivos electrónicos] muy temprano", explicó. "Si queremos pensar en la prevención, tenemos que intervenir más pronto".

Mientras The Children's Trust busca tomar medidas fuertes para frenar el uso de cigarrillos electrónicos en Miami a través de campañas y educación el próximo año, los padres deben actuar rápidamente para asegurarse de que sus hijos no adopten dicho hábito, o si ya lo han adoptado, ayudarlos a abandonarlo. El primer paso para los padres es siempre hablar con sus hijos. Explíquenles que los cigarrillos electrónicos no son inofensivos – contienen nicotina que se ha demostrado que daña el cerebro en desarrollo durante la adolescencia. Y tienen otros ingredientes, incluyendo partículas infinitamente pequeñas que se alojan profundamente en los pulmones y causan problemas con la respiración, además de aromatizantes químicos que causan enfermedades pulmonares.

También se alienta a los padres a concertar una cita con un proveedor de atención médica que pueda informar a sus hijos acerca de los riesgos asociados con los cigarrillos electrónicos, y también hablar con los administradores escolares sobre el cumplimiento de las políticas de tabaco.

Los padres también pueden llamar al 2-1-1 para escuchar acerca de otros recursos que pueden ayudar a prevenir o detener el uso de cigarrillos electrónicos y de otras tendencias adictivas.