Papá agarrando las manos de la hija.
Viacheslav Iakobchuk/stock.adobe.com

Aprende a Relacionarte con Tus Hijos

Ponte al nivel de ellos para que ellos comprendan el tuyo

Todos fuimos niños alguna vez. Y todos recordamos esos momentos en que no podíamos creer cuán diferentes éramos de nuestros padres. Las ropas que vestíamos. Cómo bailábamos. Lo que nos gustaba hacer. Incluso, nuestra forma de hablar. Nos preguntábamos, ¿de qué planeta vinieron nuestros padres?
 
Al hoy echar un vistazo atrás, sabemos que nuestros padres se hacían las mismas preguntas acerca de nosotros cuando éramos más jóvenes. Y ahora que también somos padres, nos toca preguntamos en qué rayos estarán pensando nuestros hijos.  Todo eso es parte del ciclo generacional de vida entre padres e hijos, y aunque parezca algo complicado, cuando pensamos "¿Cómo es que podemos ser tan diferentes?" estamos experimentando un proceso que, en realidad, es bastante normal. 

No hay forma de frenar ese ciclo por completo, ni deseamos hacerlo. Forma parte de una progresión y de una evolución sana de la sociedad. Después de todo, es de suponer que nuestros hijos se vuelvan mejores que nosotros, ¿cierto? Pero esto no debiera detener nuestros esfuerzos por reducir las brechas generacionales entre nosotros, y por relacionarnos de mejor forma con nuestros hijos. Eso nos ayudará a criar mejores niños y a hacerles entender por qué hacemos lo que hacemos. 

Una de las mejores maneras de comprender a tus hijos es observando lo que ellos hacen cuando se están divirtiendo.

  • Pon de tu parte – No importa lo mucho que ames a tus hijos; inevitablemente te llegarán a crispar los nervios.  No permitas que eso interfiera con que pases valiosos ratos "intermedios" con ellos. Esos ratos mientras cenan, celebran fiestas, y en noches de juegos representan actividades típicas de tiempo "intermedio" de calidad; es decir, tiempo que pasan juntos en tareas normales o como pasa tiempo. En esos ratos los niños suelen abrirse para expresar lo que en realidad afecta sus vidas, pero tenemos que estar listos y dispuestos a escucharlos. Los expertos aconsejan que escuchemos a nuestros hijos desistiendo en lo más posible de hacer juicio. "Si ellos sienten que los escuchas, será más probable que ellos sean capaces de escucharte y se sentirán comprendidos, más confiados, y más interesados en lo que tú tengas que decir",  explica la psicóloga Gail Saltz, MD de New York City a WebMD.
  • ¡Ponte en onda digital! – Ya sea cuestión de video juegos, medios sociales, mensajes de texto, o lo que fuese, es importante que formes parte de ese mundo para que puedas comprender con qué están bregando tus hijos. Un estudio en la Brigham Young University de 500 familias reveló que los adolescentes que se conectan con sus padres por los medios sociales se sienten más cerca de ellos en la vida real. Eso no significa que cedas cuando tu hijo o hija de seis años desee tener un teléfono móvil, o que permitas que pasen todo el día con video juegos, pero sí que debes comprender el contexto de actualidad. Cuanto más te involucres, mejor será tu habilidad para decidir cómo proceder al navegar por este mundo tan complejo. 
  • Aprende el vocabulario – En el nivel más básico, las palabras que usamos y nuestra comprensión de las palabras que ellos utilizan determinará hasta qué grado podemos comunicarnos. Aunque te den temblores al escuchar jergas del inglés como "adorbs" (adorable, agradable) o "on fleek" (perfectamente), regañar a tus hijos cuando las usen pudiera resultar más dañino que productivo. Tómate el tiempo para preguntarles el significado de las palabras o frases que desconoces, y luego, úsalas con tus hijos. 
  • Diviértanse juntos – Una de las mejores maneras de comprender a tus hijos es observando lo que ellos hacen cuando se están divirtiendo. Llegarán a conocerte mejor cuando te vean haciendo lo mismo. "Que los padres hablen sobre lo que están viendo, ya sea durante la experiencia o después, puede resultar importante. Constantemente traducimos o interpretamos lo que vemos en una pantalla o en algún dispositivo en particular, así que cuanta más conversación el adulto fomente sobre esa experiencia, más profunda será la experiencia",  explica Shelley Pasnik, directora del Center for Children & Technology. 

Por lo tanto, mira las películas y programas que ellos ven – nuevamente sin mucho cinismo – aprende los bailes que bailan, y trata de averiguar qué les causa risa. Esa es la mejor forma de relacionarte con ellos. Acabarás por reconocer que aunque parezca una locura, se parecen más a ti de lo que jamás hubieras pensado.