Los niños comienzan el proceso de regresar a la escuela en persona.

VAKSMANV/stock.adobe.com

4 Factores a Considerar Para Enviar a tus Hijos de Regreso a la Educación en Persona

¿Está mi hijo preparado para regresar al salón de clases? ¿Lo estoy yo?

El gobernador de la Florida Ron DeSantis anunció a comienzos de este mes que el Condado Miami Dade había comenzado la Fase 2 del plan de reapertura del estado, efectivamente abriendo el paso para trazar un plan para traer de regreso a las aulas los estudiantes para instrucción en persona. Esta semana las Escuelas Públicas del Condado Miami Dade tentativamente anunciaron planes para el regreso a la escuela de algunos estudiantes el 14 de octubre, y el resto de aquellos que desean enseñanza en persona podrían a hacerlo a partir del 21 de octubre.  

Aunque los detalles de cómo será de manera inicial un retorno a la instrucción en persona todavía se están determinando, muchos padres y cuidadores ahora enfrentan la realidad de enviar a sus hijos de regreso a la escuela de manera consistente por primera vez durante la pandemia del coronavirus. Al final, los padres deberán hacer lo que piensan es lo mejor para sus familias, pero hay cuatro factores que deben mantener en mente y considerar antes de enviar a los chicos de regreso a la enseñanza en persona. 

La Seguridad por Encima de Todo
Mantener a sus hijos y aquellos a su alrededor seguros es lo más importante que los padres deben considerar al decidir enviar a los niños de regreso a la escuela. De acuerdo con el Centro para Control y Prevención de Enfermedades (CDC), todavía no es claro el grado en el que los niños contraen y propagan la enfermedad comparado a los adultos, pero algunos datos no se pueden negar: los niños pueden contraer el virus, también lo pueden propagar y enfermarse del mismo – aunque lo último es en menos números percentiles y severidad que los adultos. 

Para los padres y cuidadores con niños que tienen condiciones médicas subyacentes la decisión de enviarlos de regreso a la escuela es mucho más riesgosa, al igual que si ellos viven o están en contacto cercano con adultos o envejecientes con condiciones subyacentes. Para recibir ayuda y guía para tomar la decisión sobre si la enseñanza en persona es para tu familia visita la Herramienta para Tomar Decisión sobre la Escuela del CDC.

Cual sea la decisión que los padres tomen, es crucial mantener comunicación abierta y constante con tus hijos sobre las maneras de minimizar el riesgo de infección, enseñarles la importancia de llevar mascarillas, practicar el distanciamiento social y mantenerse ellos y sus alrededores lo más limpios posibles. Para una guía del CDC sobre cómo proteger a nuestros niños, haz clic aquí. Es también importante mantenerse informado sobre cómo tu distrito escolar y tu escuela están manejando la situación con actualizaciones sobre los índices de contagio y los focos de infección de la epidemia y toda la otra información relacionada al COVID-19 que afecta a tus hijos. 

Opciones de Programas Extracurriculares y de Todo el Día
Mientras que los padres deben considerar los asuntos médicos para enviar a sus hijos de regreso a la escuela, también deben pensar en opciones realistas para su cuido. Si el cuido apropiado y consistente es un problema, los padres deben también considerar este aspecto al determinar si deben enviar a los chicos de regreso a la escuela. Los proveedores de cuido han estado al frente de la pandemia desde que comenzó y The Children’s Trust ha apoyado a proveedores que están ofreciendo programas extracurriculares y de día completo desde el inicio del año escolar virtual, aunque los puestos para estos programas son muy solicitados. Los padres que tienen que regresar al trabajo y carecen de una estructura de apoyo para cuidar de sus hijos, considerarán la enseñanza en persona como una opción viable para ayudar al cuido de sus hijos.

Progreso del Desarrollo
No todos los niños han manejado la pandemia del coronavirus de la misma manera. Algunos niños han progresado durante esta etapa de más tiempo en el hogar, enfocándose en pasatiempos individuales o actividades, mejorando sus capacidades académicas y fortaleciendo sus vínculos con hermanos, padres o cuidadores. Otros, sin embargo, han tenido dificultades para adaptarse al aislamiento, experimentando regresión o manteniéndose estáticos en sus capacidades cognitivas, desarrollando malos hábitos y exhibiendo mal comportamiento repetidamente. La mayoría de los niños tendrá una combinación de resultados positivos y negativos por el exceso de tiempo que han pasado en casa, por lo que la decisión de enviarlos de regreso a la escuela debe considerar todos esos factores y balancearlos.

Recuerda que bajo circunstancias normales e incluso ideales los niños se desarrollarán a su propio ritmo y, mientras es importante considerar el progreso del desarrollo cuando los envíes de regreso a la escuela, es normal si enfrentan dificultades de manera general. Por esta razón procura no agregar estrés innecesario a sus vidas ni a la tuya.

Bienestar Social, Emocional y Físico 
La pandemia actual se encuentra entre los eventos más traumáticos e impactantes de las vidas de nuestros niños. Es muy probable que el impacto total no se conozca por años, pero no tenemos que esperar hasta entonces para preguntarles a nuestros hijos sobre su estado social, emocional y físico en esta nueva realidad. 

Una de las preocupaciones más comunes es cómo el tiempo alejados de sus amigos y otros miembros de la familia afectará sus vidas sociales. ¿Acaso exhiben señales de aislamiento, o han podido conectar con amigos y otros durante el tiempo alejados? ¿Tienen interacciones diarias con otras personas además de sus padres y cuidadores? De la misma manera, ¿cómo está su salud emocional? ¿Han caído en depresión durante la pandemia? La posibilidad de regresar a un ambiente donde pueden retomar interacciones diarias con maestros y compañeros de clase podría representar lo más cercano a la normalidad en vidas que han estado patas arriba por la mayor parte de este año.

Los padres también deben considerar la salud en general de sus hijos. Aunque los padres y cuidadores han encontrado nuevas maneras de mantener a los niños activos mientras están en casa, hay pocos sustitutos para las actividades que realizarían en la escuela. 

Quizás una consideración aún más importante para el regreso de un niño a la escuela es la nutrición y las opciones de alimentos. Aunque las Escuelas Públicas del Condado Miami Dade (M-DCPS) han provisto ayuda alimentaria para estudiantes y familias a través de distribución a manera de recogido, las opciones diarias de desayuno y almuerzo para niños en la escuela son difíciles de reemplazar y pueden jugar un gran rol en tomar una decisión final. 

La incertidumbre y las complicaciones que afectan tomar una decisión para retornar a la enseñanza en persona se sienten a través de todos los niveles de la sociedad. Las circunstancias individuales de las familias, los vecindarios y otros factores tienen que ser considerados por los padres o guardianes para la decisión final.