¿Estarán listas las vacunas COVID-19 para el próximo año escolar?

Studio Romantic/stock.adobe.com

 Las Vacunas Contra el COVID -19 y los Niños

 La vacunación para adultos ya dio inicio, pero los niños tendrán que esperar

El final de 2020 llegó con las mejores noticias posibles – el desarrollo, la aprobación y el comienzo de la vacunación contra el COVID-19. Y mientras el país comienza a implementar un plan para vacunación generalizada, ese plan – hasta el momento – no incluye a los niños, al menos no a gran escala. La razón principal es que los niños no son la población en mayor riesgo del virus COVID-19 aunque ellos sí pueden contagiarse y sufrir síntomas severos. A inicios de diciembre la Academia Americana de Pediatría reportó que sobre 1.4 millones, o el 12 por ciento de todos los casos, eran niños con más de 133 muertes.

Con los niños cada vez más regresando a las escuelas los padres deben estar al día de todo lo relacionado a las vacunas contra el COVID-19 específicamente para ellos y cuándo un programa a gran escala para vacunarlos será implementado. Hasta el momento, no se espera que las vacunas estén disponibles para los niños a tiempo para el comienzo del próximo año escolar, pero los padres deben estar listos de todas maneras.

Pruebas de las vacunas en niños
Aunque el desarrollo de las vacunas para los adultos se realizó a una rapidez sin precedentes, las pruebas solo recientemente comenzaron para los niños. La vacuna de Pfizer se comenzó a probar en los niños en octubre, mientras que la de Moderna está agendada para diciembre. Pero incluso esas vacunas están pensadas para niños mayores de 12 años. Las pruebas que incluyen a bebés y otros niños pequeños no han dado comienzo a gran escala.

¿Serán seguras?
Hasta el momento, las vacunas contra el COVID-19 no han provocado mayores preocupaciones de seguridad en los adultos, pero como las pruebas con niños recién comenzaron, los padres tendrán que seguir la ciencia para ver si son algo que les conviene a sus hijos. Siempre existen posibles efectos secundarios con la administración de las vacunas, de acuerdo con el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC). Porque los niños con regularidad tienen sistemas inmunológicos más vigorosos, las reacciones temporeras a las vacunas podrían ser más fuertes. Eso podría significar más dolor e hinchazón cerca del área de la inyección o una fiebre leve, aunque eso no se diferencia de otras vacunas seguras. Si, y cuando, las vacunas sean aprobadas para los niños, los padres no deben entrar en pánico si estos síntomas aparecen y deben consultar a su doctor.

¿Acaso Nuestros Niños Necesitan las Vacunas contra el COVID-19?
Si las vacunas contra el COVID-19 demuestran tener resultados similares para los niños como lo han hecho para los adultos, entonces deben ser parte del esfuerzo general para combatir la pandemia. El solo vacunar a los adultos podría no ser suficiente para contener la oleada de la pandemia. Si un gran sector de la población permanece sin vacunar, en este caso los niños, ellos podrían ser una guarida para el virus, lo que eventualmente contagiaría a otros.

¿Qué pueden hacer los padres hasta que las vacunas estén listas?
Los padres tendrán que insistir que sus niños continúen haciendo las cosas que han probado reducir la propagación del virus, incluyendo el llevar mascarillas en público, distanciamiento social y lavarse las manos con jabón con frecuencia. Los padres también necesitan vacunar a sus hijos contra otros virus y enfermedades ya que nuestro sistema de salud está sobrecargado al corriente y con poco alivio en el futuro cercano.