Familia feliz jugando.
fizkes/stock.adobe.com

¡Estimula la Capacidad Mental de los Niños Todo el Verano!

Ayúdalos a seguir aprendiendo cuando no están en la escuela

El año escolar acabará pronto, pero eso no significa que se debe dejar de aprender. De hecho, mantener el cerebro de tu hijo enfocado durante los meses del verano es crítico, no sólo para la salud de sus cerebros en rápido desarrollo, pero también para su habilidad de utilizarlo. 

Si eres un padre probablemente has escuchado del “deslizamiento del verano” (o “drenaje cerebral del verano”), pero ¿conoces la investigación detrás de esos términos? Un estudio de Duke University es uno de muchos que ha concluido que los estudiantes que retornan a la escuela en el otoño han perdido de uno a tres meses equivalentes de aprendizaje con decaídas pronunciados en matemáticas. 

Esto no significa que tienes que asumir un segundo empleo como institutriz o maestro este verano, pero sí requiere reforzar en casa lo que se ha aprendido en el aula. Considera estas estrategias:

“La vida diaria ofrece oportunidades para aprender”.

Visita la biblioteca. Muchas de las sucursales de las Bibliotecas Públicas de Miami-Dade ofrecen clubes de lectura veraniega para los niños, junto a oradores invitados, músicos y otras actividades que promueven el aprendizaje. Exhorta a los niños a seleccionar libros que les gustan y no mantengas al margen los cómics, libros de bromas y revistas. Los audiolibros son otro buen recurso y pueden ayudar a estimular las destrezas de comprensión de un niño. 

Pon a prueba las destrezas de memorias. Reta a tu hijo a memorizar una canción o historia favorita, o motiva a un grupo de niños a presentar una obra corta. 

Planifica paseos de un día. Visita museos, galerías de arte, zoológicos y hábitats de vida salvaje, también teatros locales. Revisa los calendarios comunitarios y de sitios online – como el de www.todoslosninos.net – para informarte de los días libres de entrada y eventos gratuitos o de bajo costo. Muchas atracciones del área brindan una variedad de oportunidades educativas (¡pero divertidas!) para niños y estas tienden a aumentar sus ofertas durante el verano. Se ha demostrado que la música estimula los cerebros de niños pequeños, mientras que el bailar ayuda a refinar las destrezas motoras. Incluye, también, un parque local en tu lista de paseos y trae contigo un libro sobre la naturaleza. Tal vez pueden espiar una flor, un ave o insecto que motivará el deseo de un niño de aprender más. 

Cocinen juntos. El cocinar y hornear son retos de matemáticas, ciencias y lectura porque estas actividades incluyen desde seleccionar la receta ideal, encontrar los ingredientes correctos, medir todo con precisión, hasta cuidadosamente seguir las instrucciones. 

Establece una noche de juegos familiar. Juegos de mesa como Candy Land y Chutes & Ladders les enseñan a niños pequeños a contar, reconocer colores y esperar su turno; los niños más grandes pueden aprender mucho de Scrabble, Monopoly y Scattergories. Tú también puedes crear tu propio juego de palabras con niños preescolares al preguntarles algo como “¿Qué palabra rima con casa?” o “Piensa en una palabra que comience con la letra ‘S’”. 

Agarra un bolígrafo. Alienta a los niños a escribir cartas a sus amigos o familiares o ayúdalos a encontrar un amigo por correspondencia, posiblemente en un hogar para ancianos local. Sugiérele a tu hijo convertirse en reportero al iniciar un boletín informativo familiar o ayúdalo a llevar un diario. 

Elige bien el tiempo frente a las pantallas. Utiliza apps educativas de fuentes como Common Sense Media y Duck Duck Moose que mantendrán a tu hijo entretenido mientras aprende.

Convierte una lista de quehaceres en un momento para enseñar. La vida diaria ofrece oportunidades para aprender. Una visita al supermercado, por ejemplo, puede estimular el aprendizaje si le pides a los niños que calculen el costo de los artículos o que determinen los ahorros de cupones y ofertas. Un paseo por tu vecindario podría motivar una discusión sobre la distancia entre punto A al B y el pagar por un helado con efectivo puede convertirse en una lección de matemáticas según los niños calculan cuánto cambio deben recibir.

Haz la ciencia divertida. ¿A qué niño no le encantaría hacer baba slime casera, una torre de malvaviscos con palillos de dientes o plastilina comestible? Busca online recetas y otras actividades STEM apropiadas para la edad de tu hijo.