Niña comiendo fresas

¡Come Mejor, Siéntete Mejor, Vive Mejor!

Mejora tu salud a partir de hoy
Beryl Meyer
Martes, Marzo 6, 2018

Es el Mes Nacional de la Nutrición, un momento perfecto para volver a revisar el menú doméstico y hacer algunos sencillos ajustes para asegurarte de que todos estén comiendo para mantener una buena salud. Incluso cuando te falte el tiempo, es posible seguir una línea sana; además, tomar decisiones informadas puede ayudar a evitar que tu familia suba de peso y a reducir el riesgo de enfermedades como la diabetes y el colesterol alto. He aquí cómo lograrlo:

Cambia de Mentalidad
En lugar de pensar en alimentos "buenos" o "malos", piensa en alimentos "ricos en nutrientes", recomienda la Academy of Nutrition and Dietetics (antes la American Dietetic Association). Las comidas altas en vitaminas, minerales, fibra y otros nutrientes, suelen ser bajas en calorías, grasas malas y azúcares. Las frutas, las hortalizas, los granos enteros, la leche y otros productos lácteos descremados o bajos en grasa, así como las carnes magras, aves, pescado, frijoles, huevos y nueces, encabezan la lista de las recomendaciones dietéticas para los norteamericanos.

Recursos Saludables GRATUITOS Para Comer Sano
• Creado para personas con presupuestos muy ajustados, puedes descargar gratuitamente el libro de Leanne Brown, Good and Cheap: Eat Well on $4/Day disponible en español o en inglés en su página: www.leannebrown.com.
• La página web de Budget Bytes ofrece recetas fáciles y económicas para el desayuno, el almuerzo y la cena, así como para ollas eléctricas de cocción lenta, comida vegetariana, aperitivos, sopas y postres: www.budgetbytes.com.
• Cada receta que aparece en la página 99 Cent Chef está hecha con ingredientes que cuestan .99 centavos cada uno o 99 centavos la libra: www.the99centchef.blogspot.com.

Crea Variedad
Planificar una semana de comidas con antelación alivia el problema de "¿Qué cocino hoy?" alrededor de las 6 de la tarde. No te conformes con repetir las comidas porque eso puede aburrir. En su lugar, reta las papilas gustativas variando las recetas ya conocidas y preparando otras nuevas con nuevos sabores e ingredientes. "Al comer una dieta balanceada que contenga una amplia gama de alimentos es fácil asegurar que se consumen las cantidades adecuadas de todos los nutrientes esenciales", explica Deanna Minich, Ph.D., autora de The Rainbow Diet. "Esto no solo reduce el riesgo de padecer deficiencias nutritivas; proporciona además numerosos beneficios para la salud".

Sé Creativa
Un poco de ingenio basta para que las comidas familiares sean más provechosas y más placenteras. "Si sabes que tendrás un día muy ajetreado, prepara un batido temprano en la mañana. Asegúrate de incluir frutas y vegetales que tal vez no sea conveniente comer más tarde en el día", recomienda la dietista certificada Jillian O'Neil. "Al final del día habrás consumido frutas y vegetales adicionales sin pasarte en azúcares". Para acrecentar la fibra en la dieta de tu familia sin que lo noten, basta con añadir linaza o semillas de chía al batido.

Haz Cambios Inteligentes
Para un desayuno rápido, cambia los cereales cargados de azúcares por tostadas altas en fibra cubiertas de puré de banana y tendrás menos calorías y más nutrientes que satisfarán tus ansias por el dulce. Evita el puré de papas, alto en almidones, y cámbialo por puré de coliflor que tiene la misma textura suave y el mismo sabor. En lugar de untar con mantequilla o mayonesa los sándwiches, prueba a esparcir una cremosa capa de aguacate - rico en fibra y potasio - y es una opción saludable para el corazón. Y sustituye los postres azucarados por lascas de manzanas, melocotones o peras calentadas en el horno y espolvoreadas con crujiente coco tostado o copos de avena. ¡Cambios pequeños como estos te llevarán al éxito a largo plazo!